La “Justicia” de Cali contra la Virgen de Chiquinquirá y contra su Presidente

El Tribunal Superior de Cali le ordenó al presidente colombiano Iván Duque que borrara de su tuit personal un mensaje a la Virgen de Chiquinquirá, patrona del país. El odio judicial en armonía con el odio anticatólico que está esparcido por el mundo, por distintos regímenes políticos.
Publicado en julio 29, 2020, 9:18 am

El Tribunal Superior de Cali ordenó al presidente colombiano Iván Duque que borre un mensaje publicado en su perfil personal de Twitter, en el que encomendaba el país a la Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia. La decisión de esa instancia judicial se resolvió a partir del pedido de un ciudadano, Víctor David Aucenon, quien dijo “sentirse afectado” por la invocación del jefe del Ejecutivo.

En concreto, lo que pidió el “ciudadano” a título individual, solicitando se tutelaran los derechos de laicidad del Estado colombiano, la libertad de culto y el principio de separación de Estado e Iglesia. El tuit al que hizo mención el denunciante fue escrito por el mandatario el pasado 9 de julio, aunque no era el primero en esa misma línea. Esas citas eclesiásticas son habituales en Duque.

El afectado adujo que el mensaje presidencial era “discriminatorio”, a pesar de que se realizó a través de la cuenta personal del presidente.

En el mensaje, hecho a título personal y en su cuenta personal, el presidente Duque afirmó claramente: “Respetando las libertades religiosas de nuestro país y en clara expresión de mi fe, hoy celebramos los 101 años del reconocimiento a nuestra Virgen de Chiquinquirá como patrona de Colombia. Todos los días en profunda oración le doy gracias y le pido por nuestro país”. Un mensaje que despertó polémica en algunos sectores colombianos.

Pero el Tribunal Superior de Cali ordenó además al presidente Duque que “se abstenga de realizar este tipo de alegorías a cultos en particular, desde las redes sociales”. Y como si eso fuera poco, le dio un plazo de 48 horas al Presidente para que elimine el mensaje.

Extraña y repudiable la actitud del Tribunal, que pretendió regular y legislar sin ningún sustento legal, como le respondió la defensa del Presidente, ya que el tuit en cuestión no tenía carácter de exigible ni tampoco constituía un acto oficial.

En ningún momento el Tribunal “Superior” explicitó cuál era la ley que presuntamente había violado el mandatario colombiano. Sus argumentos fueron que el mensaje no tenía justificación y razonabilidad (¿¿??), por ser un “claro discurso en materia religiosa que está prohibido divulgar” -confundiendo mensaje con discurso-, porque desconoce el derecho de libertad de culto (¿¿??) y el deber de neutralidad del Estado (¿¿??), vulnerando el principio de laicidad del Estado (¿¿??).

Pero el presidente Duque había mensajeado a título personal, no en nombre del Estado.

También en marzo pasado el mandatario hizo referencias a la Virgen, cuando convocó a la población a luchar contra el COVID-19. En esa oportunidad Iván Duque afirmó: “Yo siempre pienso en que Colombia se encomiende a nuestra Virgen de Chiquinquirá, esa patrona de Colombia, al Sagrado Corazón de Jesús. A quienes no tienen una fe en ninguna iglesia, en su espiritualidad también rodearnos todos”. Ninguna discriminación, sino llamado a la unidad de creyentes y no creyentes.

Como se ve, no hubo ninguna imposición ni coerción religiosa por parte de Iván Duque.

Tal como se ve en China, en Estados Unidos, en Nigeria, en Corea del Norte, en varios países de Medio Oriente, hay una clara persecución a la Fe católica por parte de regímenes de distinto signo político y, como en el caso de Colombia, por poderes estatales que en vez de servir al Pueblo actúan en su contra, irrespetando sus valores y sentimientos religiosos y culturales.

Pero el presidente Iván Duque mostró al mundo que en Colombia el que gobierna es Dios, y que la Virgen María acompaña y protege al pueblo que lo habita.

Leave a Reply

  • (no será publicado)